El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

daniel martinez yamandu orsiEntre Canelones y el puerto de Montevideo

El año pasado, los intendentes de Montevideo y Canelones, Daniel Martínez y Yamandú Orsi, plantearon la posibilidad de que el recorrido de la vía férrea que trasladaría la producción de la pastera UPM aprovechara la ubicación de los accesos de Montevideo por las rutas nacionales 1 y 5. Inmediatamente les contestaron que esa solución costaría el doble de lo que cuesta la prevista. Esto realmente me asombró. ¡En un mes ya habían estudiado una variante y sabían su costo, cuando en general estos estudios llevan un año!

Sin embargo, resulta de importancia fundamental estudiar dos o más variantes de una obra multimillonaria en costo y que puede ser una traba para el futuro desarrollo de una ciudad, nada menos que la capital de Uruguay.

La vía férrea de la Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE) atravesando Montevideo, La Paz, Las Piedras, Progreso, Villa Felicidad, Juanicó y la capital departamental Canelones es una posible traba para el desarrollo de esas ciudades, además de que acarrea riesgos y molestias a los habitantes.

Debe tenerse en cuenta el desarrollo de Montevideo y demás ciudades y pueblos para dentro de 100 o 200 años, y no solamente proyectarse a 30 años.

La construcción del puerto de Montevideo se llevó a cabo entre 1901 y 1909, y en el medio hubo una brutal guerra civil. ¡Qué sería Montevideo sin su puerto! Las ramblas de la ciudad de Montevideo se construyeron en las primeras décadas del siglo XX, y la rambla Sur entre 1923 y 1935. En el medio ocurrió la Gran Depresión económica, que afectó al mundo entero, Uruguay incluido. La rambla es uno de los lugares más hermosos y útiles de la capital; seguramente muchas personas de la época se hayan opuesto a afrontar esos gastos tan grandes para encarar un proyecto que, además, anulaba dos pequeñas playas de arena.

Alguien podría decirme que la vía actual de AFE está hecha y solamente precisa pequeños ajustes, como los durmientes y las vías soldadas. Eso también necesita un profundo análisis. Las cargas previstas son mucho mayores que las consideradas para hacer esa vía, por lo que hay que estudiar desde el poder de soporte de desmontes y terraplenes hasta la segura necesidad de reforzar los puentes y alcantarillas. La mayor velocidad prevista significa que las curvas deben ser de radios mucho mayores si quieren que los trenes no descarrilen en ellas, lo que implica nuevos desmontes o terraplenes necesarios y expropiaciones. O sea que hay que hacer muchos estudios, proyectos y construir obras nuevas para actualizar la vía de AFE, y no podemos olvidar los enormes costos de los cruces anunciados a distinto nivel.

Una variante posible recorrería el oeste de la ciudad de Montevideo y demás poblaciones al norte de esta, atravesando campos, en su mayoría con plantaciones, pero sin afectar prácticamente ninguna construcción. Adjunto un croquis de emplazamiento posible. Hay otros. Es sólo una tentativa de ubicación de la nueva posible vía férrea, trazada en un mapa de Google.

La posible variante dibujada llega a Puntas de Sayago y quizá pueda prolongarse un poco más hasta Punta de Lobos, donde está el dique de la Armada, y hacer el muelle necesario disminuyendo la entrada a la bahía. Esto necesariamente debe ser objeto de un profundo análisis, pero aumentaría la capacidad del puerto, hoy con limitado poder de desarrollo. Los dibujos apenas dan una idea del trazado propuesto; es interesante desarrollarlo con gran aumento utilizando el Google Earth Pro.

En resumen: 1) Toda obra de gran importancia para el futuro del país, y que implica una enorme erogación monetaria, pública y privada, sea vial o ferroviaria, debe contar con el respaldo de un estudio técnico de dos o más variantes para que, luego de analizar cada una de ellas, se construya la más conveniente, no sólo desde el punto de vista económico, sino, fundamentalmente, de acuerdo con el impacto que tenga en el futuro en las distintas zonas que atraviesa, respecto de la posibilidad de implementación de industrias en su recorrido y de la tranquilidad y seguridad de los habitantes de su entorno y, fundamentalmente, en este caso, del desarrollo de la ciudad capital.

2) Tengo entendido que, en el caso de la vía en el tramo Paso de los Toros-puerto de Montevideo, no se hizo ningún estudio de un posible recorrido alternativo de la vía que une esos dos puntos, salvo en las ciudades de Durazno y Florida, pero no en Montevideo ni en las zonas urbanas de Canelones, incluida la capital departamental. ¿Cómo sabemos entonces que esa es la mejor solución posible?

3) He oído reiteradamente que la capacidad del puerto de Montevideo está llegando a su saturación. Para atender a UPM hay que desalojar a un ocupante actual. ¿No habrá llegado el momento de hacer un muelle en Puntas de Sayago, o mejor, en Punta de Lobos, y hacer que el ferrocarril llegue hasta ahí? Es necesario estudiar el recorrido, el costo y los perjuicios que pueda ocasionar a los campos atravesados por la variante, para comparar con el actual recorrido elegido sin estudio, no sólo en precio, sino en lo relacionado con el futuro del puerto y de la expansión de Montevideo hacia el oeste. Incluso puede pensarse en un nuevo puerto en la zona del Cerro, que aliviaría la congestión del actual.
Héctor Curbelo es ingeniero especializado en vías de comunicación.

LA DIARIA - Montevideo - URUGUAY - 14 junio 2018