El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

sequia grietasLa sequía se agudiza en varias zonas

Algunas intendencias ya aprueban medidas para asistir a los productores más pequeños.

L.PÉREZ / V. RODRÍGUEZ
En la zona norte del país la sequía ya no solo está afectando por la falta de agua para la superviviencia del ganado, sino que ya hay casos como el de Pueblo Belén en el que buena parte de sus habitantes se quedaron sin agua potable para uso personal y en la misma planta urbana a lo largo del día los propios clientes de OSE padecen de los efectos del déficit hídrico.

En los alrededores del pueblo, pequeños y medianos productores o aún aquellos que viven en un pedazo de tierra y ya no tienen animales para alimentar y cuidar, se despiertan con la incertidumbre de cómo afrontar la jornada para sobrellevar las necesidades de abastecimiento personal y lo más preocupantes para la mayoría, como hacer para dar de beber a sus rodeos en lo que se les transforma como primera necesidad antes de encontrarles alimentos, que tampoco hay y asimismo ya no se soluciona con sacar vacas, ovejas o caballo a la calle.

Transitando por la ex Ruta 3 hacia el Norte del Pueblo muchos vecinos están dependiendo de un camión cisterna del municipio para que les suministre 200 litros de agua dos veces a la semana en el mejor de los caso.

Nilsa Olivera que vive con su familia en un predio de 4 hectáreas se siente privilegiada por contar con una pequeña reserva en un tajamar para dar de beber a unos vacunos que cría y se alegra por poder brindarle permiso a un vecino para que con una lechera y su ternero pueda hacer lo mismo.

"Para los animales tenemos agua para una semana mas, pero para el consumo humano dependemos de la Junta (por el municipio) que debería traernos dos veces a la semana porque vino el martes y hoy es sábado y no apareció", dijo a El País esta habitante de las chacras de Belén.

Otros vecinos con medios de transporte como camioneta, en moto o bicicleta cargan sus bidones en el Río Uruguay o van hasta el cementerio cuando es por agua potable.

El Alcalde del municipio de Pueblo Belén, Rodolfo Hernández, confirmó las dificultades que afronta un vasto sector de la población, aunque aseguró que para el consumo humano se asegurará el suministro.

"Soy consciente de que en las periferias hay faltante de agua potable porque se han secado pozos o manantiales que son recursos naturales y la sequía no solo está perjudicando a las personas, sino que también a los animales de campo, aunque la prioridad nuestra es la de asegurar la del consumo humano", precisó el Alcalde que pertenece al FA.

Reconoció también que existen reclamos de pequeños y medianos productores por apoyo con retroexcavadoras para quitar el barro de los tajamares y recuperar las vertientes. "Ya realizamos las gestiones ante la Intendencia de Salto y ahora depende de sus autoridades el envío de equipos o no para atender estos pedidos", acotó.

Apoyo.
Las intendencias de Flores y Durazno, dispusieron medidas puntuales para cooperar con los pequeños productores atendiendo el panorama de déficit hídrico que afecta a esta zona del país.

Flores asistirá a los productores de menos de 400 hectáreas para la limpieza de tajamares anunció el intendente Fernando Echeverría.

Por su parte, en Durazno, la Intendencia encabezada por Carmelo Vidalín, determinó el corrimiento en un mes del vencimiento del pago de la primera cuota, y pago contado anual, de al contribución inmobiliaria rural, contemplando la situación a causa de la sequía.
Seca grande como la del 86.

Para Ramón Suárez, un hombre de campo que con sus 71 años de vida lleva mas de 50 desempeñando todo tipo de tareas rurales, "en estancias como peón, alambrador y también cortando caña de azúcar", no le caben dudas que esta sequía que está localizada por sectores en Paysandú, Tacuarembó, Artigas y Salto, es similar a la que se produjo en 1986.
Falta agua desde octubre.

El productor Gervasio Orihuela cercano a Pueblo Belén, en Salto, señaló que en este punto del país la última lluvia se registró en octubre pasado, después ocasionalmente cayó algún "chaparroncito" en medio de un prolongado y caluroso verano.

"Hoy (por ayer) estaba mirando las ofertas para el remate ganadero de Pantalla y de este lugar la mitad del ganado está a la venta. No hay mas pasto, falta agua y se siguen discutiendo medidas sin soluciones, no vamos a dejar que se nos mueran los bichos que seguramente se irán a parar al Sur donde no hay problemas de alimentación", comentó el ganadero en charla con El País.

Otro pequeño productor que fue esperando ofertas por un conjunto de 10 novillos y sobre el que había centrado las expectativas de conseguir entre 550 y 570 dólares por cada uno, ayer con mucho optimismo aguardaba por un negocio a confirmarse por 400 dólares. "Es lamentable, pero es una realidad que nos toca vivir y todavía escuchar todos los días al Ministro de Ganadería decir que en el norte no hay sequía", acotó.

Diario EL PAIS - Montevideo - URUGUAY - 25 febrero 2018Diario EL PAIS -  Montevideo -  URUGUAY -  25 febrero 2018