El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

camposequia

Llovió en casi todo el país, pero no revierte la coyuntura crítica

Agro. Precipitaciones muy dispares no alcanzaron para superar el déficit hídrico

Aunque este lunes se registraron lluvias en casi todo el país, con algunos picos de precipitaciones en lugares como Artigas, Tacuarembó y Rivera –que en puntos muy aislados llegó a llover hasta 60 milímetros–, esta acumulación no es posible de extrapolar a toda la extensión de esos departamentos al norte del río Negro, donde cayeron un promedio de entre 15 y 20 milímetros, al igual que en el resto del país.

Según comentó el productor sojero de Tacuarembó Jorge Midón a El Observador, las lluvias de este lunes fueron muy dispares, tanto que en una misma chacra hubo franjas que recibieron hasta 30 milímetros (mm) y otras en los que no llovió.

En promedio, dijo, se puede hablar de 15 a 20 mm. Para el departamento del norte se esperaban al cierre de esta edición precipitaciones aisladas con baja probabilidad de tormentas.

“No es mucho, pero a esta altura todo vienen bien. El potencial de rendimiento perdido no se recupera, pero al menos achica el estrés del cultivo y evita que el daño sea mayor, aunque se precisa que llueva más”, explicó.

En la misma línea, el gerente general de Cooperativa Agraria de Mercedes, Roberto Verdera, destacó que las lluvias registradas fueron muy variables, con lugares cercanos entre sí en donde en algunos llovió por encima de los 50 mm y en otros por debajo de 10 mm. “Donde cayeron más de 20 mm sí les da un respiro”, dijo Verdera.

Debido a la sequía y el déficit hídrico que se vive –que no cambió sustancialmente con las lluvias registradas este lunes–, se estima que el rendimiento de la soja se reduzca como mínimo en un piso de unos 1.000 kg por hectárea (ha) frente a la zafra pasada –récord, y excepcional por un clima benévolo– y unos 500 kg sobre el promedio de los últimos cinco años –lo que implicará un perjuicio de unos US$ 200 millones–, mientras que la ganadería podría perder un piso de 100 mil terneros, lo que implica un perjuicio que ronda otros US$ 100 millones. La coyuntura es compleja para el sector primario por sus márgenes de rentabilidad en rojo en varios rubros y las previsiones oficiales de un estancamiento para el agro en 2018.

Déficit acumulado
Según dijo a El Observador el asesor en Perspectivas Climáticas, Mario Bidegain, para recuperar la humedad de los suelos después de tres meses acumulados de falta de precipitaciones es necesario que llueva al menos por encima de los 50 mm.

En relación a las lluvias registradas este lunes, el profesional señaló que si bien en algo recuperaron la humedad de los suelos –no así en fuentes hídricas como las aguadas para el ganado–, fueron insuficientes para apalear el déficit hídrico que vive el agro.

A eso se suma que se esperan para las próximas semanas “escasas lluvias”. A su vez, las precipitaciones registradas en la mañana del martes fueron un fenómeno más bien costero, con lluvias por momentos intensas en Montevideo, Rocha, Maldonado y Canelones.

Para Bidegain, si bien febrero terminará con lluvias deficitarias para las necesidades agrícola ganaderas, la situación comenzará a normalizarse a partir de marzo. l

Diario EL OBSERVADOR - Montevideo - URUGUAY - 22 febrero 2018