El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

vaso aguaSe terminó la paciencia
Después de Durazno

@| Los uruguayos somos un pueblo muy tranquilo pero hay momentos en que la gota desborda el vaso y este gobierno hace tiempo que llegó a ese punto. La demostración que realizó el agro en Durazno no sólo muestra la indignación de esa gente, sino que representa a todos los que pensamos igual.
El gobierno con su soberbia y autoritarismo siempre ha desoído los reclamos de aquellos que trabajan de sol a sol y producen para que el país progrese y que ello se vea reflejado en su gente. Los más radicales ridiculizan el reclamo.

El ex vicepresidente Raúl Sendic sigue hablando de conspiraciones, un diputado del Partido Comunista dijo que había más gente en la Playa Ramírez que en Durazno y la responsable de comunicación del Frente Amplio dijo que se defiende a quienes invierten en Paraguay. Ellos siempre han desmerecido a la gente de campo tratándolos de cajetillas y oligarcas. Lo que no dicen cuántos de ellos no sólo son dueños de grandes extensiones de campo en Uruguay, sino también en Paraguay. Odian a los oligarcas, pero ellos ya integran ese grupo.

Esta protesta no fue apoyada por ningún grupo político de la oposición. No pasó lo mismo cuando la protesta del 2002, durante el gobierno de Jorge Batlle, donde tanto el Frente Amplio como el PIT CNT la apoyaron totalmente. El PIT CNT critica las condiciones de trabajo en el campo pero se olvida que el actual ministro Astori cuando era vice presidente tenía personal trabajando en negro dentro de Asamblea Uruguay por lo cual después de ser denunciado, tuvo que pagar al BPS lo adeudado por aportes, más multas y recargos. Tengamos memoria.

Desde que el Frente Amplio accedió al poder tenía dos objetivos: vengarse de las FFAA y la clase media e imponer un estado socialista al estilo de Cuba. El objetivo contra las FFAA aún no lo han logrado pues el ex ministro Huidobro lo peleó hasta lo último. El ataque contra la clase media lo han hecho durante 12 años, imponiéndonos impuestos usureros, incluso encubiertos en las tarifas públicas. Han llegado a hacer todo esto pues hasta ahora no han tenido reclamos de este tipo.

En la proclama también se critica los beneficios que se le otorgan a empresas transnacionales como UPM que manejan capitales mayores que las reservas del Banco Central. Sin embargo cuando hay que beneficiar a la industria y el agro, motores de la economía del país, con mejores precios en tarifas públicas, no se hace pues la meta es recaudar para tapar los agujeros de promesas electorales que no tienen respaldo económico. Otro punto acordado con UPM que no tiene sentido es que el estado le comprará toda la energía eléctrica que la planta produzca a un precio mayor que el valor internacional. No sólo el precio es criticable, sino que se le compre la energía generada, cuando hoy UTE está perdiendo plata, pues hay más generación eólica generada que consumo y como hay contratos que cumplir con los privados, estamos pagando por energía generada que se pierde. ¿Por qué no se vende esta energía a la producción a precios accesibles?

Debemos tomar conciencia que se debe seguir ejerciendo presión sobre el gobierno, movilizándose en forma pacífica para no darles excusas y que se nos acuse de golpistas. Igualmente lo van a decir pues como no tienen argumentos, su defensa es descalificar. Están agotados y su ineptitud y arrogancia hace que cada día cometan más errores.

Diario EL PAIS -  Montevideo -  URUGUAY -  26 enero 2018